Comparte a quien creas que le pueda ayudar!

¡Tómate un respiro y aprende algo nuevo que te dará un tip más para mejorar tu negocio y darte una solución de mejora!  

Se trata del “Design thinking” o, en español, “Pensamiento del diseño”, una metodología que puedes usar para innovar tu negocio de manera tangible.  

Para innovar hay que tener presente crear y gestionar para el cliente desde sus necesidades, por eso, en palabras de Tim Brown (CEO y presidente de IDEO, compañía de diseño donde nació esta metodología): 

“Design Thinking se trata de una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas, con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocio puede convertir en valor para el cliente y en una oportunidad para el mercado”.  

Lo que hacemos es una gestión del cambio positivo para la solución de problemas centrados en el usuario. Para aplicar la metodología sólo sigue estos sencillos pasos: 

A. Empatiza

¿Te acuerdas de la película de Jerry Maguire? Bueno, en esta película se ve claramente un cambio de valores y una atención más personalizada en los clientes, cuando Jerry Maguire ve más que un consumidor en su futbolista americano y le tiene gran estima al grado de lograr posicionarlo como estrella del deporte cuando parecía que no tenía futuro. Y es que en esta parte así tienes que ver al cliente, conviértete en algo más que un vendedor. Escucha sus intereses, sus problemas y sus necesidades para darle soluciones y que sienta que es valioso para ti.

B. Define

Involúcrate con el cliente para que tengas un panorama de sus necesidades; ya sea que requiera un diseño personalizado, una atención más puntual, tu lista de productos, etc. Plantea cuál es la problemática, qué recursos tienes para solucionarlo, en cuánto tiempo lo resolverás y quién es tu mercado meta, es decir, todo lo concerniente para dar forma a tu propuesta.  

C. Idea

Piensa en todas las posibilidades, no hay un límite exacto de ideas, cuantas consideres viables para generar innovación, bienvenidas. Lo importante es hacer una lluvia de ideas junto con tu equipo colaborador para llegar más rápido a la solución.

D. Prototipa

Pon en marcha tu intuición y el análisis profundo de tu cliente, para generar la opción más viable que se alinee con sus inquietudes, que tenga los elementos necesarios para ofrecerle esa solución que definiste. Este es el momento de experimentar con tu propuesta, según lo que observaste. 

E. Testea

No te olvides de medir todas las variables correspondientes a tu propuesta; si ocupas cierto producto, cuántas ventas tendremos, cuál es la opinión de tu cliente si quieres lanzar uno nuevo, o qué tan factible sería optimizar tus procesos, si ocupamos alguna aplicación, etc.  

El propósito en esta etapa es que tengas una visión más amplia de tu producto y si fuera necesario ajustar, date a la tarea de revisar los pasos anteriores.  

F. Implementa

Dale seguimiento al avance de los resultados, ejecuta las tareas que planeaste y comunica si se han logrado los objetivos.  

Apple, la compañía que fundó Steve Jobs, ha innovado gracias a que diagnostica en función de sus usuarios y ocupa la tecnología necesaria que supere sus expectativas.  

Recuerda retroalimentar a toda tu organización y tomar en cuenta la respuesta de tus clientes, y en caso de ser necesario, repite el ciclo.  

Si quieres aprender más de la metodología y de IDEO, no demores en consultar el siguiente video, para que tengas una visión más detallada:

 

Comparte a quien creas que le pueda ayudar!