Comparte a quien creas que le pueda ayudar!

¿Qué nos lleva a estar en ceros para emprender ? Bueno. Puede ser resultado de una crisis inesperada, pero también la falta total de previsión; Puede ser algo que nos lleve a un escenario crítico en donde no contamos con ahorros ni créditos de ningún tipo y esto revelaría el grado de inconciencia económica con la cual subsistimos durante un periodo de tiempo.El cero absoluto.

Emprender un negocio desde cero puede ser algo verdaderamente complicado.

La expresión: “Estoy en ceros” da a entender con toda claridad que tenemos tal carencia de recursos que no podemos movernos ni a derecha ni a izquierda.

¿Qué nos lleva a estar en ceros?
Bueno. Puede ser resultado de una crisis inesperada, pero también la falta total de previsión; Puede ser algo que nos lleve a un escenario crítico en donde no contamos con ahorros ni créditos de ningún tipo y esto revelaría el grado de inconciencia económica con la cual subsistimos durante un periodo de tiempo.

Bien. Pues como se imaginará usted apreciado lector, en realidad para emprender una nueva actividad o negocio es muy malo estar en ceros. Siempre se necesita de algo que nos sirva como base, pero afortunadamente no todo es dinero.

Efectivamente los recursos económicos expresados en monedas son la base de nuestro sistema actual de cosas. Sin embargo el emprendedurismo no solo requiere de plata. Afortunadamente existen algunos otros elementos sobre los cuales apoyarnos al comenzar.

Si consideramos la falta total de recursos como un cero absoluto. La falta de imaginación puede llevarnos de plano a números rojos o negativos.

Lo primero entonces en la agenda del Emprendedor tiene que ser un balance de los distintos recursos con los que se cuenta y no todo será dinero en la mano, osea efectivo, cash, ahorros, etc. Ni promesas de dinero que en este caso es lo que representa el crédito a través de prestamos personales, bancos, Tarjetas, etc.

El momento de emprender.

Para emprender con éxito se requiere de las condiciones más adecuadas posibles.

Así como se prepara la tierra antes de sembrar y se siembra y se cosecha en una cierta época, así también deberíamos preparar nuestro emprendimiento (Entendamoslo como la acción de emprender) con tal de obtener los mejores resultados. Siempre será bueno estar al tanto de costos, precios, mercado, etc. Lo mismo que contar con ahorros propios, disponibilidad de créditos e inversiones en firme. Todo ello como preparativo de una aventura económica con la cual sarparemos para llegar a nuevos horizontes en nuestra vida.

En todo esto que venimos comentando tiene mucho que ver la conciencia y una buena visión a futuro.
Si contamos con una buena profesión, estamos ubicados en un buen empleo y tenemos un excelente patrón tales que hasta nuestra jubilación nos duren; Quizás ni siquiera requiramos de considerar como una alternativa comenzar un negocio independiente.

Pero seamos realistas. Qué profesión y qué empleo y con qué patrón hay seguridad hoy en día. De allí que muchos como un servidor optamos por hacer uso de la conciencia y la visión a futuro para hacernos nuestro propio patrón. Finalmente como dijo Salomón en su Eclesiastés: “¿Quién se cuidará mejor que yo?”.

 

¿Con que recursos puedo contar?

Estamos hablando de un check up en el cual los renglones corresponderán a cuestiones materiales, pero también a características que destacan en nuestra propia persona o en las de aquellos que nos acompañaran en nuestro emprender

Si bien es cierto que el mejor recurso con el que un emprendedor debe contar es el ingenio. Es bueno sentarse a hacer un balance general de atributos y debilidades personales. No solo de recursos materiales. A menudo el mejor recurso con el que se puede contar es uno mismo.

Estamos hablando de un check up en el cual los renglones corresponderán a cuestiones materiales, pero también a características que destacan en nuestra propia persona o en las de aquellos que nos acompañaran en nuestro emprendimiento.

Nuestra lista puede ser muy larga y si ponemos atención seguramente nos arrojará elementos que nos podrán servir de indicador para una o más materias a explotar en un negocio propio. También hay que contar con las debilidades. Hay que contar con una visión panorámica.

Con franqueza la fidelidad de esta herramienta dependerá del tiempo que le dediquemos, la objetividad, por lo que no podemos desperdiciar el apoyo de algún amigo, un familiar o nuestra pareja e hijos. Y desde luego el contexto del momento de la vida en el que nos encontremos. No será lo mismo pensar en todo esto estando en medio de una crisis económica que planeando a futuro y contando con una estabilidad presente.

Qué te gusta hacer? Con qué estudios formales cuentas? Qué conocimientos informales tienes? Gozas de tiempo libre? Te gusta conocer gente? Qué te motiva? Hay algo que te trauma y te detiene? Etc.

Es algo como nos lo presenta nuestra amiga Jessica Tebes en su “Guía para una autoevaluación e instrospección.”
Aquí el vínculo:  https://jessicatebes.com/

Un caso de éxito.

Recuerdo el caso de una mujer que había trabajado 30 años como contador teniendo una carrera técnica y que viéndose presionada por las crisis de los 80, además de una repentina viudez, tuvo que decidirse a dejar su trabajo y emprender un negocio propio. Tenía 3 hijos menores de edad  que sostener, una hermana, una suegra y hasta un entenado que atender,  soportar, mantener etc (Caben mencionar aquí dos o tres gatos y un perro).

Un superfluo análisis inicial solo serviría de desaliento. Allí es donde entra el detallar más. Esta admirable mujer a penas sabía cocinar, toda su vida había hecho trabajo de oficina. No sabía vender, pero era una mujer de buena presencia, con una conversación siempre amable e interesante y se forjó un negocio propio vendiendo joyería de fantasía con tal éxito que para finales de los 90 pudo comprarse un auto nuevo de agencia y subsidiar los estudios de sus hijos y para los años 2000 dejar de trabajar, volver a casarse (Casi a los 70) y gozar de sus mil aficiones (Tejido, repujado, pintura al oleo, natación, etc.) que le permiten vivir en paz y tener el corazón siempre contento.

¿Cómo descubres que puedes sostenerte económicamente sin sacrificar lo amas y lo que crees? Bueno pues hazte un análisis. Recheca que no existe un cero absoluto, revisa el momento en el que vives y prepárate a emprender. Revisa con que recursos puedes contar y emprende con fuerza y pasión.

L.A. Mauricio Esparza Reyes
m.esparza@soporteyconsultoria.com.mx
soporteyconsultoria.com.mx
+52 (55) 8421-8146 CDMX
Whatsapp 55-8573-1184

Te invitamos a leer más de nuestros contenidos.
Te recomedamos:

Marca Personal en Emprendedores

 

 

Comparte a quien creas que le pueda ayudar!